Nuestro Colegio

Proyecto educativo

Naturaleza

El colegio diocesano Purísima Concepción, ubicado en Quart de Poblet con domicilio en la plaza del Castell nº 2, es un Centro concertado acogido al régimen de conciertos educativos regulados en la LODEy en el Capítulo IV de la LOCEe inscritos como tales en el Registro de la Consellería de Cultura, Educación y Ciencia.

Nuestro Centro, como escuela católica, participa de la misión de la Iglesia y ha de ser, por ello, marco para el diálogo permanente de la fe con la cultura y lugar privilegiado de presentación explícita y 

 

 

viva del Evangelio. Se trata de un Centro donde el proceso educativo no es sólo un progreso científico o académico, sino una síntesis armónica que trata de conjugar la formación humana y la cristiana.

La Institución Titular de nuestros Centros es el Arzobispado de Valencia que tiene personalidad jurídica, plena capacidad y autonomía, reconocidas en la legislación vigente Su representante legal viene definido en la figura del Titular Delegado quien asume todas las responsabilidades que ella le confiere como tal.

Nuestra escuela tiene como finalidad transmitir de un modo sistemático y crítico la cultura a la luz de la fe y educar el dinamismo de las virtudes cristianas, promoviendo así la doble síntesis entre cultura y fe, y fe y vida.

De acuerdo con esta finalidad primordial, la Escuela católica debe ofrecer su servicio educativo en primer lugar “a aquellos que están desprovistos de bienes de fortuna, a los privados del afecto y de la atención de la familia y a los alejados de la fe”.

Son aquellos cuya titularidad la ostenta el Obispado, la Iglesia particular de un territorio determinado, que tiene como pastor a un sucesor de los Apóstoles.

En Valencia, la titularidad de los Colegios Diocesanos la ostenta el Arzobispado de Valencia, bien directamente, bien a través de las parroquias donde están funcionando, o bien porque son Patronatos civiles o canónicos en los que la voluntad fundacional ha sido que el Colegio sea de educación católica y se encomienda su dirección a la Iglesia diocesana.

También son Colegios diocesanos aquellos que, a lo largo del tiempo, diversas Congregaciones religiosas han ido cediendo a la Diócesis.

Se distinguen de los Colegios propiamente Públicos en que estos dependen de la Administración estatal, autonómica o municipal y que se financian totalmente con fondos públicos y, fundamentalmente por la opción educativa, que en el caso de los Colegios Diocesanos es la católica.

De otros Colegios católicos se distingue en la titularidad, que la tienen las diversas Congregaciones Religiosas o Institutos de vida Consagrada o distintos Movimientos eclesiales.

De otros Centros privados, en que estos, aunque opten por la educación católica, funcionan en régimen de mercado.

Los Colegios diocesanos de Valencia son todos, en la actualidad, Centros de Educación católica de Iniciativa Social que prestan un verdadero servicio público, por su ubicación en las zonas más marginadas de la Diócesis en su generalidad y por una clara opción, desde su fundación, de servir a los más pobres y desfavorecidos socialmente, según manda el Magisterio de la Iglesia.

En conclusión, el Colegio diocesano es una realidad parroquial y por ello está implicado en todas las tareas de la Parroquia desde el campo específico de la educación. Para ello siempre que sea posible, es conveniente que haya algún o algunos miembros de la comunidad educativa del Colegio en el Consejo de Pastoral de la Parroquia y en los equipos que ésta tenga para el funcionamiento de las tres grandes áreas de la pastoral (catequesis, liturgia, caridad) y, a la inversa, del Consejo Escolar del Colegio deben ser miembros algunos de los laicos más comprometidos en las tareas parroquiales.

El Carácter Propio de nuestra escuela define su identidad y el modelo de educación que ofrece a las familias. Este documento inspira el Proyecto Educativo del Centro y el Reglamento de Régimen Interior.

El Carácter Propio del Centro4 reúne los requisitos establecidos en el Art. 22 de la LODE. Lo da a conocer el titular a todos los miembros de la Comunidad Educativa quienes lo aceptan como descripción del modelo educativo que nuestros Colegios ofrecen a la sociedad en el marco de la libertad de enseñanza.

El carácter propio de los Colegios diocesanos, se basa en la doctrina de la Iglesia Católica, desde el carisma de la Iglesia Diocesana y en la voluntad de ofrecer un servicio a las familias que desean una educación cristiana para sus hijos

La Escuela católica, no nace como iniciativa privada, sino como expresión de la realidad eclesial que, por su misma naturaleza, tiene carácter público porque desarrolla un servicio que no está abierto solo a los católicos, sino a todos aquellos que acepten su propuesta educativa. Además, la Escuela católica garantiza con su existencia el pluralismo cultural y educativo y el derecho de los padres a elegir la formación que desean para sus hijos.

Podrás leer el proyecto educativo completo en el siguiente enlace: 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba